About Us    Donate    

You are here

Mascotas: Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Displasia de Codo Canina

Términos Asociados:

Fragmentación de la apófisis coronoides medial, fragmentación de la apófisis coronoides, falta de unión de la apófisis ancónea, incongruencia radiocubital, incongruencia de codo, osteocondrosis del codo

Resumen: 

La displasia de codo canina es una enfermedad de los codos de los perros causada por alteraciones del crecimiento en la articulación del codo. Existen distintas teorías sobre la causa exacta de la enfermedad, que incluyen defectos en el crecimiento del cartílago, traumatismo, genética, ejercicio, dieta y otras cuestiones. Es probable que una combinación de estos factores cause un desfase del crecimiento entre los dos huesos de la pata delantera localizados entre el codo y la muñeca (el radio y el cúbito). Si el radio crece más despacio que el cúbito, se queda más corto y aumenta la presión sobre la apófisis coronoides medial del cúbito (figura 1). Esto, a su vez, puede dañar el cartílago de la articulación e incluso fracturar la punta de la apófisis coronoides, lo que causa daños en el espacio medial (el lado más cercano al cuerpo) de la articulación. Otra posibilidad menos común es que el cúbito crezca demasiado despacio, y entonces el radio empuja al hueso de la parte superior del brazo (el húmero) contra la apófisis ancónea, lo que puede hacer que la apófisis ancónea no se fije al cúbito en la madurez. Se cree que, a veces, el desfase de crecimiento entre el radio y el cúbito puede producirse solo durante el crecimiento de un cachorro, pero en ocasiones también persiste cuando el cachorro ha terminado de crecer.

Manifestaciones Clínicas: 

La displasia de codo se ve sobre todo en razas de perro grandes o gigantes, especialmente en labradores, golden retriever, pastores alemanes y rottweiler, pero pueden sufrirla la mayoría de las razas. Las distintas razas están predispuestas a sufrir diferentes formas de la enfermedad: la falta de unión de la apófisis ancónea afecta sobre todo a los pastores alemanes, la enfermedad del espacio medial (lesión coronoide medial) se ve en muchas otras razas y los lebreles no sufren esta enfermedad.

Por desgracia, una vez que la articulación del codo está dañada, bien por la pérdida de cartílago, por la presencia de fragmentos coronoides mediales o por la falta unión de la apófisis ancónea, comienza un círculo vicioso de inflamación y más daños al cartílago. A la larga, esto causa la artritis progresiva de la articulación del codo, que genera dolor y pérdida de la función.

Los perros afectados por la displasia de codo suelen mostrar signos desde una edad temprana, normalmente a partir de los 5 meses, pero algunos no son diagnosticados hasta los 4-6 años. Los perros con este problema desarrollan una cojera en las patas delanteras que suele empeorar a lo largo de las semanas o los meses. La cojera suele agravarse después del ejercicio y por lo general nunca desaparece del todo con el reposo. A menudo, afecta a las dos patas delanteras, lo que dificulta la detección de la cojera, porque la marcha no es asimétrica. Cuando los dos codos están dañados, el perro no suele querer hacer ejercicio durante períodos largos o incluso se niega a dar un paseo.

Diagnóstico: 

El diagnóstico de la displasia de codo suele hacerse con una combinación de examen clínico y radiografías. A menudo, el perro siente dolor al doblar o extender el codo por completo y es habitual que el veterinario quiera ver caminar o trotar al perro para detectar cualquier cojera. Por lo general, las radiografías mostrarán signos de artritis, pero puede que además revelen la presencia de pequeños fragmentos de hueso en la articulación o la falta de unión de la apófisis ancónea (figuras 2 y 3). También es posible que el veterinario decida referir el caso a un cirujano veterinario especialista para que se realicen procedimientos diagnósticos más avanzados, que pueden incluir TC, RM o artroscopia (figuras 4 y 5).

Tratamentio: 

El tratamiento depende de la gravedad de la enfermedad del codo. La cirugía está recomendada en muchos casos, pero es posible que el veterinario sugiera el tratamiento con medicamentos si el problema es muy leve o tan grave que no es probable que la articulación se beneficie de una cirugía ordinaria. El tratamiento puede dividirse en la corrección de un escalón articular entre el radio y el cúbito, si la hay, y el tratamiento de cualquier otro daño de la articulación. Con frecuencia, la mejor forma de realizar la intervención quirúrgica es mediante artroscopia, pero también puede hacerse con un abordaje abierto convencional. Según el problema de codo que tenga cada perro, la intervención quirúrgica puede implicar:

  • Corrección del escalón articular; suele hacerse cortando el cúbito para restablecer la congruencia del codo.
  • Eliminación de fragmentos coronoides y del cartílago suelto (figura 6).
  • Alteración quirúrgica de la articulación del codo para desviar el peso de las zonas dañadas (figura 7).
  • Volver a fijar o retirar la apófisis ancónea no unida del espacio articular medial (figura 8).
  • Reemplazo de la articulación si el codo está muy afectado
Cuidado Posteriores y Evolución: 

Obviamente, los cuidados posteriores dependerán del tipo de cirugía realizada y el veterinario dará las indicaciones exactas. En general, el perro tendrá que estar tranquilo y encerrado durante un período, normalmente 2-6 semanas o más.

El pronóstico variará según el perro, pero, por lo general, cuanto más leve sea la enfermedad y cuanto antes se trate, mejor será el resultado a largo plazo. La mayoría de los perros se beneficiarán del tratamiento quirúrgico, aunque la enfermedad esté más avanzada, pero por desgracia, una vez que la artritis se haya consolidado, progresará poco a poco independientemente del tratamiento. El objetivo es desacelerar la progresión de la artritis y prolongar el uso del codo por parte del paciente.

Content Theme: 
Also known as: 
Displasia de Codo Canina
Fragmentación de la apófisis coronoides medial
fragmentación de la apófisis coronoides
falta de unión de la apófisis ancónea
incongruencia radiocubital
incongruencia de codo
osteocondrosis del codo