About Us    Donate    

You are here

Caballos y Animales de Granja:
Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Cólico en Caballos

Resumen: 

“Cólico” es un término general que se refiere al dolor abdominal del caballo. Las manifestaciones de dolor varían de leves (mirar al flanco, levantar el labio superior, falta de interés por la comida, cocear hacia el abdomen con las patas traseras), a intensas (tumbarse y levantarse en repetidas ocasiones, rodar violentamente sobre el lomo o tirarse al suelo).

Los caballos con signos de cólico deben ser examinados por un veterinario de inmediato. La mayoría de los caballos que sufren un cólico pueden ser tratados con medicamentos y es posible que algunos requieran una intervención quirúrgica. Si el tratamiento se retrasa, puede disminuir el pronóstico vital.

Manifestaciones Clínicas: 

Los signos clínicos dependen de la causa del cólico y de la personalidad del caballo.

  • Depresión
  • Inapetencia (falta de interés por la comida)
  • Piafar
  • Mirar al flanco
  • Tumbarse más de lo habitual o en momentos infrecuentes (figura 1)
  • Tumbarse, levantarse, caminar en círculos y volver a tumbarse muchas veces
  • Enrrollar/levantar el labio superior
  • Cocear hacia el abdomen con las patas traseras
  • Rodar sobre el lomo
  • Estirarse (figura 2)
  • Sentarse como un perro (figura 3)
  • Gruñir
  • Sudar
  • Aumento de la frecuencia cardíaca (la normal son 28-44 latidos/min)
  • Distensión abdominal visible (aspecto hinchado)
  • Producción de estiércol inferior a la normal o ausente
  • Diarrea
  • En el caso de los potros, es posible que rueden sobre el lomo, les rechinen los dientes o saliven en exceso
Diagnóstico: 

El veterinario formulará diversas preguntas y llevará a cabo un examen físico.

  • Algunas de estas preguntas se referirán a viajes recientes, cambios de la rutina o del pienso, medicación, otros episodios de cólico, calendario de desparasitación/vacunación
  • El examen físico puede incluir: frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, temperatura rectal, escucha para detectar si existen o no ruidos gastrointestinales, color anómalo de las membranas mucosas (encías; en la figura 4 se muestran unas encías demasiado oscuras; ese caballo debería ser examinado por un veterinario de inmediato), turgencia cutánea, pulsos digitales de los cascos, distensión abdominal

Después, el veterinario puede decidir dar algunos o todos de los siguientes pasos en función del examen físico inicial:

  • Introducción de una sonda nasogástrica para comprobar si existe reflujo (acumulación de líquido en el estómago)
  • Examen rectal
  • Análisis de sangre
  • Paracentesis: obtención desde el abdomen de una muestra del líquido que rodea los intestinos (figura 5)
  • Examen ecográfico del abdomen
  • Gastroscopia para examinar el estómago en busca de úlceras
  • Radiografías para intentar detectar arenilla o enterolitos (indicadas en casos específicos)
Tratamiento: 

El tratamiento farmacológico suele consistir en:

  • Administración de analgésicos por vía intravenosa (banamina o sedación)
  • Administración directa de laxantes al estómago a través de una sonda nasogástrica (aceite mineral o sulfato de magnesio/sal de Epsom)
  • Rehidratación con líquidos por vía oral o intravenosa

La mayoría de los caballos con cólico responderán al tratamiento farmacológico. Si el caballo sigue estando incómodo, hay que considerar la repetición inmediata del examen y la posible remisión a un centro quirúrgico.

Debe contemplarse el tratamiento quirúrgico si el caballo permanece incómodo y sigue mostrando los signos de cólico ya mencionados a pesar del tratamiento farmacológico, o si, durante el estudio diagnóstico, el veterinario encontró indicadores específicos que apuntan a un problema quirúrgico.

Un cirujano de grandes animales certificado por el Colegio Estadounidense de Cirujanos Veterinarios (ACVS, por sus siglas en inglés) realizará el examen quirúrgico en un centro quirúrgico, tras administrar al caballo anestesia general, mediante una incisión realizada en la línea media ventral. Es posible corregir muchas de las causas de cólicos que requieren cirugía, aunque, en algunos casos, la supervivencia es incierta a pesar de que se recurra al abordaje y al tratamiento quirúrgicos más agresivos. El cirujano podrá determinarlo en el momento de la intervención quirúrgica.

Las tasas de éxito quirúrgico han mejorado considerablemente a lo largo de los años gracias a la remisión temprana y a la intervención quirúrgica sin demora.

Cuidado Posteriores y Evolución: 

A los caballos con tratamiento farmacológico se les retirará el heno/grano hasta que los signos del cólico disminuyan. Cuando los signos desaparezcan, se retomará poco a poco la alimentación de acuerdo con las recomendaciones veterinarias. Según la presunta causa del cólico, pueden recomendarse medidas preventivas, como limar los dientes del caballo, establecer una estrategia de desparasitación adecuada/específica de la explotación o cambiar el tipo de pienso o el método de administrarlo.

Los caballos con tratamiento quirúrgico suelen necesitar hospitalización durante 5-7 días después de la intervención para que sigan controlándose las complicaciones posoperatorias, para la administración de antibióticos, analgésicos y líquidos intravenosos, y para asegurarse de que el caballo retoma poco a poco el consumo de pienso sin que se presenten más signos de cólico. Las recomendaciones posoperatorias específicas serán distintas en función del diagnóstico quirúrgico, el proceso de curación tras la intervención, el comportamiento del caballo, las instalaciones de estabulación/actividad al aire libre, etc. Por lo general, los caballos necesitan pasar un mínimo de tres meses sin que los monten, con un período inicial de reposo estricto en el establo antes de retomar gradualmente la actividad al aire libre, seguido del aumento progresivo del ejercicio/entrenamiento o la monta con silla.

El pronóstico varía en gran medida según la causa del cólico y el grado de afectación sistémica del caballo en el momento de la intervención, y en función de si hubo complicaciones posoperatorias. Sin embargo, los caballos con tratamiento farmacológico o los sometidos a una intervención quirúrgica que no precisaron la extirpación de ninguna parte del intestino tienen un buen pronóstico.

Content Theme: 
Also known as: 
Cólico en Caballos