About Us    Donate    

You are here

Caballos y Animales de Granja:
Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Desviación Angular de las Extremidades en Caballos

Términos Asociados:

Deformidad en Varo de las Extremidades, Deformidad en Valgo de las Extremidades

Resumen: 

Es habitual que los potros jóvenes tengan las patas torcidas (las delanteras, las traseras o ambas), defecto que también se llama desviación o deformidad angular de las extremidades (DAE).

Causas:

  • Factores perinatales: nacimiento prematuro, gestación de gemelos, placentitis, traumatismo perinatal de las partes blandas y flacidez de las estructuras de las partes blandas alrededor de las articulaciones
  • Factores del desarrollo: nutrición desequilibrada, exceso de ejercicio y/o traumatismo

La mayoría de los potros nacen con cierto grado de desviación de las extremidades, en la mayor parte de los casos, debido a la laxitud de los ligamentos y a una debilidad muscular que generalmente se corrige sola a medida que el potro se ejercita. Sin embargo, si los huesos cuboides no han terminado de formarse (figuras 1a y 1b), existe el riesgo de que se trituren como consecuencia del ejercicio y de la carga desigual ejercida sobre la articulación debido a la laxitud. Una vez que los huesos se hayan formado/calcificado por completo, la forma anómala de los huesos cuboides dará lugar a una DAE.

Se utilizan dos términos generales para describir estas desviaciones:

  • Valgo hace referencia a una desviación de la extremidad hacia afuera (figura 2)
  • Varo se refiere a una desviación de la extremidad hacia adentro (figura 3)

La desviación más común entre potros jóvenes se presenta en una o en ambas extremidades delanteras y se llama de carpo en valgo (desviación hacia el exterior a partir de la rodilla) (figura 2).

Manifestaciones Clínicas: 

Las desviaciones angulares de las extremidades suelen ser diagnosticadas con facilidad mirando directamente las extremidades desde delante, desde detrás y/o desde un lado del potro. También se puede observar al potro mientras camina en línea recta sobre una superficie dura y plana. Desde una o varias de estas posiciones de observación, hay que trazar una plomada imaginaria desde la parte superior de la pata hasta el suelo. Si no es posible trazar una línea recta de arriba abajo, existe una desviación. La zona causante de la desviación es aquella en la que la línea recta se quiebra y cambia de dirección.

El examen de la estructura del potro debería empezar en una etapa temprana de su vida. La toma de decisiones con respecto a los tratamientos es sensible a los plazos, ya que la respuesta al tratamiento se ve muy afectada por la presencia de una placa de crecimiento abierta y por la fase de crecimiento (crecimiento rápido). El veterinario de atención primaria y el cirujano veterinario recomendarán el cronograma adecuado para las evaluaciones estructurales.

Las extremidades afectadas pueden mostrar:

  • Cojera
  • Grados variables de hinchazón articular +/- calor palpable
  • Inflamación de una placa de crecimiento (fisitis) (figura 4)
  • Hiperlaxitud del ligamento
  • Desgaste excesivo de la parte interior (en la desviación en valgo) o exterior (en la desviación en varo) de la pared del casco
  • Formación incompleta de los huesos del carpo (rodilla) o del tarso (corvejón) +/- degeneración ósea de estas articulaciones (apreciable solo en radiografías) (figuras 1a y 1b)
Diagnóstico: 

El veterinario de atención primaria podría recomendar algunas de las siguientes pruebas diagnósticas:

  • Examen físico del potro (incluida la manipulación de las extremidades)
  • Radiografías (figura 5) para evaluar:
  • La ubicación de la desviación
  • El grado angular de desviación con respecto a la normalidad
  • El estado de los huesos de la articulación afectada
  • El aspecto de las placas de crecimiento
  • La respuesta al tratamiento a lo largo del tiempo
  • Tratamiento conservador
  • Tratamiento quirúrgico
Tratamiento: 

Tras evaluar al potro, el veterinario recomendará una o varias de las siguientes opciones terapéuticas:

1) Tratamientos no quirúrgicos:

Considerados para potros muy jóvenes y/o con una desviación leve:

  • Reposo en el establo
  • Colocación de férula y/o escayola en la pata afectada
  • Corte correctivo del casco y herraduras adhesivas con extensiones exteriores o interiores

2) Tratamientos quirúrgicos:

Considerados para potros que no han respondido al tratamiento conservador, potros con desviaciones graves y potros de más edad cuyo hueso afectado ya ha concluido su fase de crecimiento rápido. Los tipos de tratamiento quirúrgico contemplados son:

  • Desgaste del periostio: elevación del periostio del hueso (aceleración del crecimiento)
  • Puente transfisario: tornillos y alambres (retraso del crecimiento; figura 6)
  • Colocación de tornillo transfisario (retraso del crecimiento; figuras 7a y 7b)
  • Osteotomía u ostectomía correctora: si las placas de crecimiento se han cerrado y/o el problema son las desviaciones de huesos rotatorios o largos, se retira una cuña de hueso y el resto del hueso es estabilizado con placas y tornillos
Cuidado Posteriores y Evolución: 

Las restricciones tras el tratamiento dependen del procedimiento realizado y de la gravedad de la desviación, pero pueden incluir:

  • Reposo en establo con +/- cortos períodos de paseo controlado con guía a pie
  • Control diario de la extremidad o las extremidades afectadas en busca de calor, hinchazón o cojera
  • Cambios frecuentes del vendaje hasta la retirada de la sutura de los puntos de la piel
  • Retirada de los puntos de la piel 10-14 días después de la operación
  • Radiografías de control para comprobar la corrección completa de la desviación
  • Los tornillos y los alambres deben extraerse quirúrgicamente en cuanto se produzca una corrección visible de la desviación

Algunas complicaciones posoperatorias menores pueden ser:

  • Infección de la incisión
  • Seroma (acumulación de líquido bajo la incisión)

Algunas complicaciones posoperatorias graves pueden ser:

  • Hipercorrección con procedimientos de retraso del crecimiento (puente transfisario, tornillo transfisario) si no se realiza la extracción quirúrgica de los implantes en el momento adecuado (o si no se remueven en lo absoluto)
  • Infección ósea si la incisión, los tornillos y/o los alambres se infectan

La evolución varía en gran medida en función de la extremidad afectada (delantera o trasera), de si existen enfermedades subyacentes, del grado de desviación, de la articulación afectada y del uso futuro del caballo.

Content Theme: 
Also known as: 
Desviación Angular de las Extremidades en Caballos
Deformidad en Varo de las Extremidades
Deformidad en Valgo de las Extremidades