About Us    Donate    

You are here

Mascotas: Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Artrosis en Gatos

Términos Asociados:

OA, Enfermedad Articular Degenerativa (Gatos), Osteoartrosis

Resumen: 

En la práctica general, la artrosis en gatos sigue siendo en términos generales una enfermedad escasamente diagnosticada, aunque hay una mayor concientización sobre la enfermedad en los últimos años, lo que ha conllevado a que más gatos reciban tratamiento.

La artrosis es una enfermedad crónica caracterizada por la pérdida del cartílago blando que cubre y protege los extremos de los huesos en una articulación móvil. Cuando el cartílago se desgasta, el hueso queda expuesto y cuando los extremos de los dos huesos de la articulación se tocan, provoca dolor e inflamación. Hay otras anomalías presentes relacionadas, como la nueva formación de hueso alrededor de la articulación (osteofitosis), en respuesta a una mayor inestabilidad e inflamación de la articulación, lo que también provoca dolor.

En los gatos, la causa principal de la artrosis no se puede identificar habitualmente y se comprende menos que en los perros, en los que habitualmente tiene carácter secundario a alguna otra anomalía (displasia de cadera, displasia de codo, enfermedad del ligamento cruzado anterior). Las articulaciones que se ven afectadas con mayor frecuencia en los gatos son la cadera, la rótula, el tarso y el codo.

Manifestaciones Clínicas: 

Debido a su rechazo a dejarse manipular y sujetar, resulta muy difícil examinar a los gatos. Se utilizan distintos tipos de pruebas de desempeño para evaluar su movilidad y la afectación. En estas pruebas, se alienta a los gatos a caminar de un lado a otro de la habitación y se les coloca en una silla animándolos a bajar y volver a subir para entrar en la cesta de transporte. Si se resisten a saltar, puede ser un indicio de dolor y molestias.

Diagnóstico: 

Como ocurre en los perros, el diagnóstico de la artrosis en los gatos se hace utilizando una combinación de examen físico y distintas modalidades de obtención de imágenes, como las radiografías. En los gatos, los cambios radiográficos de la artrosis se aprecian en hasta un 90 por ciento de los animales, mientras que se calcula que solo un 50 por ciento de estos presentan signos clínicos de afectación debido al dolor articular.

Tratamentio: 

Se recomienda un enfoque multimodal a la hora de tratar la artrosis en los gatos. La base de este enfoque es usar una combinación de medicamentos que actúen a distintos niveles de las rutas del dolor y tengan un efecto sinérgico, con la idea de mejorar el control del dolor. Es importante tener en cuenta que todas las decisiones de tratamiento se toman en función de cada paciente en particular y después de comentarlas con el propietario del animal y el cirujano. 

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Hay solo dos medicamentos aprobados por la FDA para usar en gatos: meloxicam y robenacoxib y en la mayor parte de los casos existen evidencias de la eficacia de estos medicamentos. La posible toxicidad disuade a muchos facultativos de utilizarlos de forma rutinaria en gatos viejos, especialmente en aquellos con enfermedad renal.
  • Se utilizan los tratamientos farmacológicos auxiliares (gabapentina, amantadina, tramadol) aunque, como en el caso de los perros, faltan estudios que evalúen su eficacia.
  • Suplementos dietéticos (ácidos grasos omega 3, glucosamina, condroitina).
  • Control del peso
  • Las modificaciones ambientales incluyen utilizar peldaños y rampas para los gatos que no quieren o no pueden saltar; proporcionar una cama blanda.
  • La fisioterapia es un área que todavía no se ha desarrollado para gatos, pero incluye distintos ejercicios que los propietarios pueden realizar en casa, como masajes y amplitud de movimiento.
  • Las técnicas quirúrgicas son menos frecuentes en gatos e incluyen el reemplazo articular (reportada para cadera y rótula), artrodesis (fusión de articulaciones dolorosas) y desbridamiento articular.
Cuidado Posteriores y Evolución: 

Puede resultar difícil para los facultativos clínicos diagnosticar la artrosis en gatos, especialmente si el examen físico es difícil de hacer o en algunos casos resulta poco relevante. No obstante, el tratamiento debe incluir tratar de mejorar el entorno vital del gato y minimizar las situaciones estresantes.

Content Theme: 
Also known as: 
Artrosis en Gatos
OA
Enfermedad Articular Degenerativa (Gatos)
Osteoartrosis