About Us    Donate    

You are here

Caballos y Animales de Granja:
Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Absceso Subsolar y Osteomielitis del Hueso del Casco

Términos Asociados:

Absceso del Casco, Osteomielitis

Resumen: 

Un problema muy frecuente que produce cojera repentina en los caballos es el absceso del casco. Casi todos los propietarios de caballos se encuentran con esta situación tarde o temprano; el caballo tiene la pata inmóvil, la levanta ligeramente o la pone en posición de reposo, y no quiere cargar peso sobre ella. En ocasiones, el caballo tiene tanto dolor que no quiere apoyarse en absoluto sobre la pata y esto suele pasar de repente (es decir, estaba bien a primera hora del día o ayer). Es posible que el caballo tiemble o sude, ya que algunos de estos abscesos son muy dolorosos.

El origen del dolor es una infección, atrapada entre las paredes duras del casco y el hueso del casco. La presión de la infección y la hinchazón de los tejidos blandos/láminas hacen que esta enfermedad sea muy dolorosa. La mayor parte de estas enfermedades se pueden controlar muy fácilmente si reciben atención médica inmediata por parte de su veterinario de atención primaria, aunque en un pequeño número de casos, pueden necesitar una intervención quirúrgica.

Manifestaciones Clínicas: 

El caballo puede presentar uno o más de los siguientes signos:

  • Cojera de aparición repentina.
  • Pulso digital mayor/alto.
  • Casco tibio/caliente.
  • Fiebre (>38,5 °C).
  • Celulitis.
  • Pata inmóvil, algo elevada o en posición de reposo.
  • Rechaza cargar peso sobre la pata.
  • Temblando o sudando con frecuencia cardíaca alta.
  • Respuesta positiva a las pinzas para examinar cascos.
Diagnóstico: 

El veterinario puede:

  • Realizar un examen físico.
  • Limpiar el casco.
  • Utilizar las pinzas para examinar cascos y encontrar zonas delimitadas de dolor intenso al presionar.
  • Quitar la herradura, si hay una puesta.
  • Limpiar la parte inferior del casco. Se utiliza una cuchilla para cascos para abrir con cuidado el absceso a través de la suela del casco. Esto abre una vía para que drene el pus y permite también que se pueda remojar, medicar y vendar la zona.

Como ocurre con la mayor parte de las enfermedades, hay veces en las que una situación puede volverse más complicada. A veces, la infección del casco no forma un absceso definido o si el absceso no se cura de manera oportuna, puede extenderse hacia el interior del casco e infectar el hueso del casco directamente (osteomielitis). En estas situaciones, solo drenar el absceso y tratar con antibióticos, no curará la infección del hueso, porque ha desvitalizado o destruido e invadido una zona del hueso del casco.

Se puede sospechar que un absceso de casco sin complicaciones se ha convertido en una osteomielitis cuando el absceso y la cojera no responden en el período de tiempo normal o si se produce un drenaje continuo durante mucho tiempo. Pueden hacerse radiografías para confirmar el diagnóstico (figura 1). Es necesaria una cirugía para eliminar el hueso enfermo y desvitalizado, y los tejidos blandos infectados.

Tratamiento: 

Médico:

  • El veterinario abre con cuidado el área dolorosa y el absceso para que drene, para remojar y para aplicar directamente el medicamento y el vendaje. 
  • También pueden recetarse medicamentos antibióticos y antiinflamatorios.
  • El absceso se resuelve con el tiempo, deja de drenar y la zona se cura. El tejido cicatrizante produce una sustancia que se vuelve dura como el resto del casco. Se puede volver a colocar la herradura una vez que haya ocurrido esto y el caballo ya no necesita el vendaje y puede volver al trabajo.

Quirúrgico:

Los cirujanos veterinarios certificados por el Colegio Estadounidense de Cirujanos Veterinarios (ACVS) tienen experiencia y capacidad para tratar la osteomielitis del hueso del casco y cuentan con herramientas y métodos especializados que resuelven con eficacia y rapidez la infección. Así pueden reducir al mínimo el tiempo de inactividad y las molestias del caballo.

  • La limpieza quirúrgica del hueso del caso se lleva a cabo normalmente como una cirugía con el caballo de pie en  un entorno hospitalario, con el caballo sedado, con anestesia local en el casco y con la ayuda de un torniquete.
  • Se utiliza un taladro motorizado (herramienta de Dremel) para hacer un pequeño orificio en la pared del casco sobre la lesión (resección de la pared del casco). Figura 2.
  • Acceder a la infección del hueso a través de la pared del casco en lugar de a través de la suela permite acceso completo a la zona y proporciona comodidad postquirúrgica al instante. Hacerlo a través de la suela suele producir un dolor enorme después del procedimiento y la necesidad de utilizar herraduras especiales con placas de tratamiento y vendajes que aumentan los gastos.
  • Es posible que se trate al caballo con antibióticos sistémicos y antibióticos administrados mediante perfusión regional de una extremidad (PRE). Un cultivo bacteriano del tejido infectado que se ha obtenido en la cirugía, sirve para elegir el tratamiento antibiótico adecuado. Con una PRE, se utiliza un torniquete para aislar el dedo y la dosis de antibióticos se administra en una vena o arteria de la zona aislada. De este modo, pueden obtenerse niveles muy altos de antibióticos en los tejidos. Como son los niveles máximos de los antibióticos en los tejidos los que influyen en su eficacia a la hora de matar las bacterias, y como conseguir niveles tan elevados en los tejidos por otras vías, como la oral o la intravenosa, resultaría tóxico para el caballo en la mayor parte de los casos, este método ha demostrado ser una forma muy buena de tratar las infecciones óseas locales. Normalmente, el procedimiento se hace varias veces en los días siguientes a la cirugía.
  • Otra herramienta muy buena que se puede utilizar después de la limpieza quirúrgica del hueso del casco son unas larvas de mosca que se producen especialmente para este fin. Se pueden colocar Medical Maggots™ en el sitio quirúrgico para completar la eliminación de tejido muerto después de la cirugía. Se producen de forma estéril, especialmente para su uso en heridas. Las larvas de la mosca solo consumen tejido muerto y necrótico y lo hacen a un nivel muy detallado (figura 3).
Cuidado Posteriores y Evolución: 

Después de la resección de la pared del casco y de la limpieza quirúrgica del hueso del casco infectado, el casco se envuelve con un vendaje estéril, que se cambia cada 48 horas hasta que se endurezca la herida (Figura 4). Es posible que se sigan administrando antibióticos y antiinflamatorios, en función de los resultados de los cultivos y las pruebas de sensibilidad, además del progreso del caballo. Después de esto, se usa un vendaje más ligero para mantener la suciedad fuera del defecto. El defecto de la pared del casco se regenerará en un par de meses. Normalmente, la pared del casco crece a una velocidad de aproximadamente un centímetro al mes. Una vez que se haya regenerado la pared del casco, este será, por lo general, tan buena como antes.

Content Theme: 
Also known as: 
Hueso del Casco
Absceso del Casco
Osteomielitis