About Us    Donate    

You are here

Mascotas: Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Sinovitis Septicémica

Resumen: 

Sinovitis septicémica se refiere a la infección que se produce dentro de estructuras sinoviales como articulaciones, bolsas o vainas tendinosas.

Existen tres formas principales de que las bacterias consigan acceder a una estructura sinovial y provocar una infección:

  1. Heridas/laceraciones en las estructuras sinoviales que permiten que la contaminación bacteriana se introduzca en la estructura sinovial y provocan una infección (Figura 1). Esta es la causa más habitual de infecciones sinoviales en los caballos adultos.
  2. Diseminación sanguínea o propagación a través de la sangre, que se produce en animales enfermos. Las infecciones sinoviales en estos casos con frecuencia son secundarias a un problema principal en cualquier parte, como una infección umbilical, una neumonía o una diarrea. Esta es la causa más habitual de infecciones sinoviales en los potros. 
  3. Diseminación yatrógena, que puede producirse tras inyecciones articulares o después de procedimientos quirúrgicos que afecten a las articulaciones, como una artroscopia.

La contaminación e infección de las estructuras sinoviales se considera una emergencia. La infección genera una importante respuesta inflamatoria que puede provocar una cojera aguda y daño al cartílago articular, hueso y/o estructuras de tejidos blandos dentro de la estructura sinovial afectada. Con el tiempo, esta respuesta inflamatoria intensa y el daño tisular secundario pueden provocar el desarrollo de artrosis y enfermedad articular degenerativa, y limitar no solo la futura actividad atlética del animal sino también la actividad diaria normal.

Los caballos que se sospeche que tienen una estructura sinovial contaminada o infectada deben recibir atención veterinaria inmediata para establecer el tratamiento adecuado y reducir la probabilidad de que se produzcan los efectos devastadores del proceso inflamatorio e infeccioso.

Manifestaciones Clínicas: 
  • Cojera: generalmente aguda, pero puede ser de leve a moderada en algunos casos.
    • Si el líquido sinovial drena a través de una laceración abierta, el caballo podría no presentar inicialmente una cojera aguda.
  • Hinchazón y calor de la extremidad afectada, especialmente centrados alrededor de la estructura sinovial afectada.
  • Fiebre: se identifica con más frecuencia en los potros.
  • Las heridas o laceraciones que se produzcan sobre articulaciones, especialmente aquellas en las extremidades inferiores, deben tratarse con precaución y ser evaluadas por el veterinario para asegurar que no se haya producido una afectación de la estructura sinovial. 
  • En los potros, se pueden ver afectadas múltiples estructuras sinoviales: los signos más frecuentes incluyen calor e hinchazón alrededor de la estructura, además de cojera repentina. Los potros en situación de riesgo de desarrollar infecciones articulares deben ser supervisados a diario con respecto a las manifestaciones anteriores. Si nota que ha aumentado la cojera, calor o hinchazón alrededor de una articulación en su potro, comuníquese con el veterinario para una evaluación adicional.
Diagnóstico: 
  • Con frecuencia, se utiliza una combinación de múltiples diagnósticos para diagnosticar la infección de una estructura sinovial.
  • La obtención de una muestra de líquido sinovial es uno de los diagnósticos más importantes que se pueden realizar en casos de posible infección. Se determinarán las características del líquido (color, viscosidad), la cantidad de proteína en el líquido y el número y tipos de glóbulos blancos en el líquido. Se puede enviar una muestra para la realización de un cultivo bacteriano y una determinación de la sensibilidad antimicrobiana. En caballos con heridas abiertas, puede que no siempre sea posible obtener una muestra de líquido articular si se ha drenado bastante líquido a través de la herida.
  • En casos con heridas, también se puede inyectar solución salina estéril en la estructura sinovial para ver si sale por la herida. Si la solución salina estéril sale por la herida mientras el veterinario inyecta la estructura sinovial desde un sitio distante, la estructura se considera contaminada.
  • Otros diagnósticos que pueden realizarse incluyen radiografías (rayos X) con y sin contraste y también una ecografía.
Tratamiento: 
  • Los aspectos importantes del tratamiento incluyen lavado e irrigación de la estructura, tratamientos antibióticos y control del dolor. Los objetivos del tratamiento son erradicar la infección y mejorar la comodidad del caballo. 
  • Se puede realizar el lavado o la irrigación de la estructura con agujas colocadas dentro de la estructura sinovial, sin embargo, con frecuencia se recomienda la realización de una cirugía mediante artroscopia/tenoscopia/bursoscopia por un cirujano veterinario certificado por el colegio, para obtener un volumen de lavado elevado y examinar las estructuras dentro de la articulación/vaina tendinosa/bolsa afectadas. 
  • Se debe administrar tratamiento antibiótico (tanto sistémico como local).
    • Inicialmente, se administran con frecuencia antibióticos sistémicos de amplio espectro, que pueden cambiarse si se descubre que un antibiótico diferente resulta más adecuado tras obtener los resultados de un cultivo y pruebas de sensibilidad a los antibióticos.
    • También pueden aplicarse tratamientos antibióticos locales, como una inyección directamente en la estructura afectada o una perfusión regional de la extremidad. 
  • Existe riesgo de laminitis en la extremidad no afectada debido a un uso excesivo y una posible complicación de la infección de las estructuras sinoviales. El control del dolor, por medio del uso de medicamentos antiinflamatorios y posiblemente opiáceos, es un componente muy importante del tratamiento, para mejorar la comodidad del caballo.
  • Si un caballo tiene una laceración o una herida, debe realizarse una reparación y/o un tratamiento de la herida adecuados.
Cuidado Posteriores y Evolución: 
  • El resultado depende de muchos factores, que incluyen la cronicidad de la infección, si resultan afectadas estructuras adicionales (hueso, tejidos blandos) y el tipo de bacterias involucradas en la infección. Incluso con un tratamiento inicial adecuado, algunos casos pueden requerir múltiples procedimientos de lavado o cirugías articulares.
  • Afortunadamente, a medida que mejoraban los tratamientos con el paso del tiempo, los resultados del paciente han mejorado. Los estudios han descubierto que la supervivencia tras el alta hospitalaria es buena, con una vuelta al uso atlético de normal a buena. Estas lesiones pueden seguir siendo potencialmente mortales y presentan complicaciones potencialmente mortales (p. ej. laminitis).
  • Después del alta del hospital, los caballos pueden seguir recibiendo antibióticos y pueden requerir vendajes y cuidado de las heridas continuados; esto depende del alcance y la gravedad de las heridas/laceraciones.
  • Puede que sea necesaria alguna forma de descanso en el establo o en un redil pequeño, de nuevo dependiendo del alcance y la gravedad de la enfermedad y cualquier herida/laceración.
  • Es importante tener en cuenta el compromiso de tiempo y dinero que exigen estos casos. Las decisiones sobre el tratamiento deben tomarse en colaboración con el veterinario de atención primaria y/o el cirujano veterinario certificado por el colegio y se debe tener en cuenta el estado de salud general y las expectativas futuras del caballo.  
Content Theme: 
Also known as: 
Sinovitis Septicémica