About Us    Donate    

You are here

Caballos y Animales de Granja:
Temas de Salud

Bookmark and Share

Text Size

Current Size: 100%

Desplazamiento Dorsal del Velo del Paladar

Resumen: 

El velo del paladar es una extensión del paladar duro que separa la cavidad bucal y la cavidad nasal. Forma un sello o cierre con la base de la epiglotis, que es un fragmento de tejido de forma triangular que se levanta para proteger las vías respiratorias durante la deglución, de forma que el alimento no entre en la tráquea y llegue hasta los pulmones. En la imagen a continuación se muestran el velo del paladar, la epiglotis y su relación con las vías respiratorias (figura 1a). Durante el ejercicio, el velo del paladar se mueve hacia abajo y las vías respiratorias se abren con el fin de maximizar el espacio para que el aire pase hacia los pulmones. Cabe destacar que la epiglotis se asienta con firmeza sobre el velo del paladar, manteniendo ese sello entre la cavidad bucal y la nasal y permitiendo que el caballo respire completamente por la nariz. En la figura 1b se ve un paladar desplazado en sentido dorsal con signos de ulceración crónica a lo largo del borde caudal.

El DDVP permanente puede ser inducido mediante el bloqueo de la rama faríngea del nervio vago, que recorre la bolsa gutural (oído medio) del caballo. Se ha planteado que la inflamación de esta región puede causar la forma intermitente de DDVP y, por lo tanto, es probable que esta alteración se vea afectada por una posible causa neuromuscular. La retracción caudal (hacia atrás) excesiva de la laringe por la contracción de los dos grupos de músculos que se fijan a la región laríngea (esternohioideo y esternotiroideo), el movimiento excesivo de la lengua, la apertura de la boca, tragar mientras se hace ejercicio y los quistes en el paladar pueden causar DDVP. Se ha señalado como responsable a la flacidez de la epiglotis o a un velo del paladar demasiado largo, pero no existen pruebas científicas para respaldarlo.

Manifestaciones Clínicas: 

Cuando algunos caballos se ejercitan, el velo del paladar se desplaza hacia arriba (en sentido dorsal) y se coloca encima de la epiglotis, quedando fuera de su sitio y evitando que se mantenga intacto el cierre entre la cavidad bucal y la nasal. Como se ve en la figura 1b, cuando esto ocurre, el velo del paladar termina obstruyendo la abertura hacia la tráquea (laringe), de manera que se reduce la cantidad de aire que puede tomar el caballo. El velo del paladar suele ondularse y desplazarse arriba y abajo, como una vela que se agita en el aire; esto produce un ruido como un gorgoteo, que se oye sobre todo durante la espiración. También puede parecer que el caballo se ahoga durante el ejercicio. Cuando esto sucede, el caballo suele perder velocidad y, en algunos casos, prácticamente se detiene mientras lucha por tomar suficiente aire. Cuando el caballo traga, la relación entre el velo del paladar y la epiglotis normalmente vuelve a su situación normal y entonces el caballo puede seguir con su actividad sin dificultad.

El desplazamiento intermitente del velo del paladar es el más común, aunque en algunos casos poco frecuentes puede producirse un desplazamiento más permanente. En estos casos, los caballos suelen toser.

Diagnóstico: 

El desplazamiento dorsal permanente del velo del paladar se diagnostica con facilidad mediante el examen endoscópico de las vías respiratorias altas con el caballo de pie. Su aspecto normal es el que se ve más arriba, con la epiglotis por encima del velo del paladar. Suele sospecharse la existencia del desplazamiento intermitente del velo del paladar, más común, por la historia del caballo, que hace un ruido de gorgoteo característico durante el ejercicio y se para durante una carrera. La mejor forma de confirmar este problema es la endoscopia convencional, en la que se coloca un endoscopio en el ollar para ver las vías respiratorias cuando el caballo hace ejercicio en solitario o con otro caballo. Incluso así, puede resultar difícil replicar el problema, ya que suele ser complicado recrear las presiones del entorno de las carreras con un ejercicio de galope estándar. Si el velo del paladar se desplaza durante el ejercicio y no vuelve a su sitio inmediatamente, puede diagnosticarse un desplazamiento dorsal del velo del paladar y es posible empezar a tomar medidas para su tratamiento.

Cabe destacar que, en reposo, el velo del paladar de muchos caballos se desplaza. Es normal, a no ser que tengan dificultades para que vuelva a su sitio. El velo del paladar de un caballo sedado también se desplaza y puede permanecer fuera de sitio durante algún tiempo; esto no confirma un problema patológico.

Tratamiento: 

El buen estado físico es el primer aspecto que se aborda al afrontar este problema, antes de ninguna otra intervención. El uso de una muserola mexicana para impedir que el caballo abra la boca y los bocados como el filete con trabalenguas o el bocado en Z están destinados a evitar que el caballo juegue con la lengua durante el ejercicio, empujando el velo del paladar fuera de su sitio. Cualquier indicio de inflamación faríngea o de las vías respiratorias altas detectado en el examen endoscópico debe tratarse con los antiinflamatorios tópicos y orales adecuados.

Procedimientos quirúrgicos

Se han usado muchos procedimientos quirúrgicos distintos para intentar corregir el DDVP. Están diseñados principalmente para intentar “endurecer” el velo del paladar o la epiglotis, de textura blanda, o para que se vuelva a formar el sello entre la epiglotis y el velo del paladar; el cirujano en cuestión puede tener sus preferencias sobre los procedimientos quirúrgicos que más le gustan.

  1. Tradicionalmente, el “endurecimiento” del velo del paladar (palatoplastia) se ha llevado a cabo cauterizando los lados bucal o nasal del velo del paladar. Se ha conseguido utilizando hierros de cauterización (en la superficie bucal bajo anestesia general) o un láser (superficie nasal con sedación, con el caballo de pie) que se introduce por el canal endoscópico y se aplica a la superficie del velo del paladar en distintos puntos, concentrándose sobre todo en el borde libre a la altura de la epiglotis. Así se forma tejido cicatricial en la mucosa, creando un tejido menos flexible, más difícil de desplazar. Se ha registrado una tasa de éxito del 60 %.
  2. En cuanto al aumento de la epiglotis, proceso en el que se inyecta pasta de teflón en el tejido situado alrededor y por debajo de la epiglotis para endurecerla, se ha registrado una tasa de éxito del 66 % en los casos en que la causa del DDVP se ha atribuido a una epiglotis hipoplásica.
  3. El avance laríngeo (fijación hacia adelante) es el tratamiento quirúrgico más extendido actualmente para los casos confirmados de DDVP. Implica la fijación permanente de la laringe hacia adelante mediante dos suturas colocadas a ambos lados de la laringe, unidas al basihioides, situado en posición más cefálica. La distancia entre la epiglotis y la abertura de la laringe se reduce, haciendo que resulte más difícil que el velo del paladar se coloque por encima de la epiglotis. Los procedimientos que ayudan a fortalecer el sello entre el velo del paladar y la epiglotis se han centrado en avanzar la laringe hacia adelante, tirando de la epiglotis para aproximarla al borde del velo del paladar, o en evitar el tirón caudal de la laringe mediante la transección de dos grupos de músculos (esternotiroideo y esternohioideo) que se fijan al cartílago tiroideo en la parte trasera de la laringe. A algunos cirujanos les gusta combinar este procedimiento con una estafilectomía, en la que se extirpa quirúrgicamente una pequeña porción del borde libre del velo del paladar. También puede llevarse a cabo como procedimiento independiente mediante láser transendoscópico.
Cuidado Posteriores y Evolución: 

Tras la intervención, suele tratarse a los caballos con antibióticos y antiinflamatorios durante un corto período de tiempo, combinado con un breve período de reposo de entre dos y cuatro semanas, en función del procedimiento. Los elementos de ayuda para el entrenamiento mencionados más arriba se incluyen a menudo en los cuidados posoperatorios, el entrenamiento y las carreras.

Corregir este problema puede resultar frustrante y es posible que reaparezca incluso tras un período de éxito inicial. Por eso es difícil conocer la causa exacta en la mayoría de caballos afectados. Tras un examen minucioso de las vías respiratorias altas en diversas condiciones, el veterinario podrá recomendar la opción de tratamiento que probablemente resulte más beneficiosa para el caballo.

Content Theme: 
Also known as: 
Desplazamiento Dorsal del Velo del Paladar